martes, 25 de mayo de 2010

Bifurcación


Lo mejor es el principio. Los primeros 20 minutos de una película, las primeras 100 páginas de un libro.


En ese momento existe la multiplicidad de posibilidades, como dicen los intelectuales. Todas las posibilidades de la obra o la acción están ahí, ya presentes.


“El principio es un momento sumamente delicado”, dice Tolkien. Un paso en falso y todo se viene para abajo.


“Todo lo que será ya es”, opinan los budistas. Como la semilla de un roble, que guarda toda su potencialidad desde que cae del árbol. Su multiplicidad de formas y posibilidades.


Claro que en algún momento hay que tomar acción o arriesgarse a quedar estancado por siempre en la superficialidad, que es bonita, civilizada y divertida, pero estática. ¿Y hay algo más aburrido que lo que no se mueve?

2 comentarios:

  1. "I'm large. I contain multitudes", decía Walt Whitman. Y uno las contiene desde el principio, supongo.

    ResponderEliminar
  2. Sí, contiene y contiene (de detener).

    ResponderEliminar