jueves, 27 de mayo de 2010

Mar adentro

Una escena en particular del documental Oceános muestra la absoluta casualidad bajo la cual operamos.

Hay una tormeta. Cae un árbol. El mar lo arrastra. Una iguana pasa y para salvarse de la tormenta se sube al tronco, que es llevado por la corriente mar adentro. Días después la iguana aparece en otra isla, lista para seguir su vida.


Y así, a grandes rasgos, es como nos movemos a diario. De voluntad, casi nada. Fortuito, lo que creemos más importante.


¿Quiéres control? Prepárate para sufrir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario