miércoles, 18 de agosto de 2010

Itacat



Como "amargator" y "editoro", "itacat" es otra de esas palabras que van directo a mi Bestiario.


Itacat es mejor palabra que las otras dos, es medio mexicana, azteca, y medio japonesa (I-takat, muégano en la tierra del Sol Naciente) y tiene un significado menos mundano.


En pocas palabras, significa un compendio de vidas. Es un sustantivo. Por ejemplo, se puede decir “este itacat que llevo cargando en el último año me ha caído bastante bien, siento cambios”.


Claro que un itacat no dura para siempre.


Hoy, como a las 3 de la tarde, vi como una chica oficinista se quedó sin una de sus nueves vidas.


Sobre el Eje 8 iba un camión de carga, justo antes de entrar hacia avenida Universidad. Iba rápido. Desde el taxi escuché como si el camión pisara algo en el suelo, un crack! como si aplastara una botella de plástico.


No le presté mayor importancia.


Excepto cuando vi, ya parado en el semáforo de Universidad, que la chica oficinista, con traje sastre negro, brincaba a un lado para no ser aplastada por una llanta y un rin que se desprendieron del camión y salieron botando hacia el frente.


La llanta, con todo y rin metálico, pesará al menos 100 kilos. Una cabina telefónica quedó destrozada. Era eso o la chica.


Chica sastre, te queda una vida menos en tu itacat. Y a mí también.

2 comentarios: