viernes, 10 de septiembre de 2010

Ruta




“No me preguntes eso ahora. Necesito la claridad de la mañana para contestar”.

Una amiga, hace un tiempo, me dijo eso en la puerta de su casa. Ella, claro, era una persona diurna. Siempre lo ha sido y así lo hacía saber. Por las noches era bastante irritable.

Como la música, también hay personas nocturnas. La noche es el túnel hacia mañana y así operan. A fin de cuentas, lo realmente importante se decide en la noche.

Y si pasas tanto tiempo ahí hay que saber lo que te puedes encontrar, lo que hay en la oscuridad, cuando te lo topas de frente y estás tú y eso y ya. Abraza fuerte.

En ese momento se abren los caminos, igual que en el principio, que es el momento más delicado de todos. Seguir un camino exactamente como está diseñado lleva exactamente a ninguna parte. Hay que desviarse y ver el tramo desde lejos para saber en dónde estás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario