sábado, 25 de septiembre de 2010

Subhumano

“Siempre somos subhumanos para alguien”, dice Alan Wilder, del grupo Recoil.

Yo soy subhumano para el señor que taladra frente a mi ventana. Taladra 12 horas al día, desde las 8 de la mañana, así que siempre me despierto con un taladro al inconsciente. Se había ido por unos meses, pero ahora ha vuelto con más fuerza que nunca.

La cadencia de su taladro es la siguiente: 14 13 12 11 10 9 8 7 6 5 4 3 2 1…pausa…7 6 5 4 3 2 1…pausa…3 2 1….y otra vez 14 13 12 11 10 9 8 7 6 5 4 3 2 1. Repita al infinito.

¿En qué pensará el señor del taladro? ¿Pensará que es subhumano para el maestros de obras? ¿El maestro de obras sabe quién es el señor del taladro? ¿El mundo exterior es subhumano para el señor del taladro? Supongo que sí, si no haría su trabajo. Pensar lleva tiempo y cuando estás operando una máquina 12 horas al día es mejor llevarse por la simplicidad. Dividir entre lo importante (taladro=comida) y lo menos.

Es una dinámica muy interesante. El organismo entero se adapta. Los ritmos vitales. El cuerpo a veces no puede más y se desploma, pero el aprendizaje ya está ahí: el cuerpo tiene memoria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario