domingo, 17 de octubre de 2010

Chica Darkie 10-Chica Hipster 0

Así que de manera fortuita te cae un boleto para el Corona Capital. Buenos grupos musicales en un foro no tan bueno, el Autódromo Hermanos Rodríguez, en donde no hace mucho corrieron Fórmula 1 Ayrton Senna, Alain Prost, Nigell Mansell y Michael Shumacher.


Pero hoy está lleno de hipsters. Repleto. Unas 80 mil personas.


No podría definir exactamente qué es un hipster. Pero si veo a uno en la calle lo identifico. Hay rasgos notorios que lo delatan: los tennis-zapatillas como ancla de un outfit mas que nada ajustado, las camisitas de cuadritos, los lentes de sol tipo playero con colores fosforescentes. La moda es unisex.


Si los gustos musicales definen a una persona, entonces el Corona Capital era como el santuario hipster. Al menos eso decían las personas que estaban ahí. La lista de bandas que tocaron: Le Butcherettes, Minus The Bear, Two Door Cinema Club, Furland, Temper Trap, Regina Spector, Dirty Karma, She´s a Tease, Flyleaf, Adanowsky, White Lies, 60 Tigres, Napoleón Solo, Triángulo de Amor Bizarro, Rey Pila, Chikita Violenta, Delphic, Dapuntobeat, Foals, Soft Pack. Y también otros grupos más conocidos/ancestrales: James, Echo and the Bunnymen, Interpol y los Pixies.


El asunto comenzó desde el medio día. Llegamos a las 4 para ver a The Temper Trap y a su cantante filipino que todomundo creía que era blanco anglosajón (no por racistas, sino por costumbre musical). Famosos por esta rola.


¿Los escenarios en donde tocaban lo grupos más conocidos? Masivos. Había que llegar muy temprano para apartar un buen lugar. Si no, te mandaban hasta la cocina. Y desde alláaaaaaa atrás no se ve nada. Ni la pantalla que está colocada al lado del escenario. Excepto—EXCEPTO—si te subes a los hombros de alguien. Esto aplica más que nada para las mujeres. Los hombres que lo hacen pierden todo respeto.


Esto de subirse a los hombres de alguien en un concierto es una práctica común. Desde Woodstock, al menos, se hacía. También lo hacían las chicas del Medioevo, pero no tengo documentación a la mano para demostrarlo. Hace poco, en un concierto de Lacrimosa en el Circo Volador, me tocó que la chica que estaba frente a mí lo hiciera.


Ayer, la mayoría lo hizo. Pero a diferencia de una chica darkie decente, como las que vi en el concierto del Circo que menciono arriba, las chicas hipsters no tienen la educación de quitarse el brasiere para compensar su faux pas de taparle a todo el mundo la vista al escenario. La hipster no se quita ni la blusita de cuadritos de franela. La darkie te regala una buena foto, la hipster te regala su indiferencia. Le estás tapando la vista a toooooda la gente que está tras de ti. Compénsalo. Es decencia común. Es un contrato social. Si no, quedas como un ser egocéntrico, absorto en ti mismo y presumido. No te sorprenda, entonces, si te tiran cerveza, comida, agua y te griten—incluso las de tu mismo género—que estás estorbando. Pero a ti lo que te interesa es salir a cuadro en la cámara que está grabando a la gente del público y transmitiendo a la pantalla al lado del escenario. Disfrútalo, pero al menos enseña un poco de carne.


Chica darkie, enséñale a la hispter como rockear.




1 comentario: