viernes, 8 de octubre de 2010

Cómo mentir como un profesional




Todos podemos mentir, pero no todos podemos mentir para recaudar 500 millones de dólares.


Conozcan a Sam Graham-Felsen, el bloguero de Barack Obama. El miércoles platiqué un rato con él y, como lo hace cualquier político, la motivación principal del estadounidense es convencerte de la magnanimidad de su jefe.


Platicó un ejemplo de la campaña del 2008 cuando ganó Obama: la gente cree tanto en sus mensajes que la mayoría de los donantes al hoy presidente dieron dinero DOS veces. No eran grandes donaciones—menos de 100 dólares en promedio—pero dieron DOS veces.


Hay que mentir como un profesional para convencer a la gente de que obtendrán un bien ral en su vida cuando en realidad no verán un centavo de sus donaciones en algo positivo. Dinero para campaña, dinero que vuela.


También dijo básicamente que hay que ser un social media whore para tener una campaña efectiva a través de las redes. Ahí no hay nada nuevo. Los políticos siempre se han prostituido con los medios para obtener el poder, pero ahora hay que hacerlo tuit por tuit. Hay que sobarle el ego a la gente.


En pocas palabras, decirles que todo estará bien, que den su dinero, que ESTE político sí va a cambiar las cosas, que su voluntad es TU voluntad, que quieren en realidad lo mismo, que él en realidad es una persona común como todas, que su familia es normal, que siempre se va a acordar de ti por haber donado, que el poder es un instrumento para hacer el bien, que todos somos más grandes que los intereses en particular, que este país se MERECE un gran líder.


“Estas herramientas (las redes sociales) hacen una diferencia cuando crees que la gente común y corriente puede hacer un cambio”, me dijo.


Las redes sociales son islas en un gran continente. Hay que intentar llevar a la gente a tierra. Siempre a tu continente. Siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario