viernes, 15 de octubre de 2010

Fire Walk With Me


A veces El Orden te exige cosas absurdas. Como una prueba de VIH.

Menos mal que no soy mujer, o también hubiera tenido que gastar en un examen de embarazo. Así es El Orden. No tiene caso pelear contra él, a menos que quieras desgastarte con burócratas y muros de indiferencia.

Así que vas a hacerte la prueba. Supongo que a todos les provoca algo de ansiedad. Supongo. No es una conversación de sobremesa. Implica al menos aceptar algo de tu mortalidad. Y de tus pulsiones. Mala combinación para la charla de sobremesa.

-Qué dura tienes la piel, dice la chica que mete la aguja y sonríe.
-Es como de cocodrilo, le digo. Muy seca.
-A ver, ya estás. Regresa mañana por tus resultados. Y presiona fuerte el lugar donde te inyecté con esta banda.

Los resultados fueron negativos. El Orden estará contento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario