martes, 19 de octubre de 2010

Poesía Prestada


Liliana Castillero. Tía y ahora también autora.


El sábado pasado presentó su libro “Funámbula”, un compendio de 155 poemas que saben que el verdadero arte sólo nace del dolor. Escritos de noche. Sólo de noche porque la autora dice que de día no se le da nada.


Tía, la primera vez que abrí tu libro lo terminé. Felicidades.


Aquí algunos extractos:


¡Bla!

No me gusta que me ignores

cuando te estoy hablando.

No me gusta

que hagas como que no me escuchas,

porque sí me escuchas,

me sientes

y me mientes.

No me gusta, porque

no sé qué piensas de mí.


Todo

Cuando alguien dice:

“Yo no necesito nada”,

es un mentiroso

que necesita

todo.


¿Cuándo?

Tantos días:

Lunes, martes, miércoles, jueves,

viernes, sábado, domingo,

Que no estoy, que no soy.

¿Cuándo estaré?

Calma…

Calma…

Ya te llegarás.

Ya te llegarás.


Y la verdad es que…

Mientras yo me libero

tú te identificas

Qué cosas de la vida, ¿no?

Yo te utilizo, me libero.

Tú me utilizas, te liberas.

Y…

hasta otras letras.


De Día

No me sale nada.

No me salda nada

escribir de día.

Nada.

Ni las alas

de mi corazón se abren.


El Destino

Jamás esperes algo

si no estuvo en ti antes;

en tu deseo,

en tu querer,

en tu mirar hacia adentro,

viendo,

viéndote,

hacia el frente.

Con el miedo en las manos.

Apretándolo.

y de vez en cuando,

usándolo como un puñal que

cuánto duele.

Jamás

esperes que venga solo.

El destino

siempre necesita

un poco de ti.


De las Mentiras

Prometer…

Es la peor mentira

de quien

perdió la voluntad.


Afortunadamente

Evitarte

es lo más hermoso

que me ha pasado en la vida.


Enojada

Cómo nos gusta chingarnos la madre.

Y nos la chingamos,

y se las chingamos,

y lo volvemos a hacer.

Y no…

no entendemos.

¡Qué pendejos somos!


Fin

Del amor al recuerdo

sólo hay una cosa:

el adiós.


El Beso

El beso más tierno del día

es el de las buenas noches.


Je

El amor es encontrar a alguien

que piense como tú,

aunque no sea tan inteligente.


Despedidas

Despedirse es…

Como comenzar a volar.


Así de simple

Yo no sé escribir de amor.

Sólo sé sentir, te amo.






1 comentario: