viernes, 27 de mayo de 2011

Boda a caballo


Hoy la gente se casa por todos lados. En buques, playas, casinos y hasta en caballos.


La colonia Roma de la Ciudad de México es un lugar extraño. Su decadencia, arquitectura abigarrada, y sorpresas art nouveau le dan un aire particular, muy distinto a cualquier sitio de la Ciudad, incluso la Condesa, que está al lado, y que se ha convertido en el ombligo hipster del país.


Su iglesia del Sagrado Corazón, a unos pasos de avenida Chapultepec, atrae a gente interesante. Está al lado del parque Brasil, en donde hay un inmenso David, entonces al menos llegarán uno que otro ateo a sus puertas, aunque sea por error, así como miles de personas que se refugian del calor bajo su bóveda cuando turistean por la zona.


Como es sábado en la tarde, hay boda. Los novios están arriba de un caballo. Ella con blanco clásico. Él de charro negro. Los invitados, de vestido largo y frac. El calor de las tardes de mayo incómoda a los novios y se nota, pero eso no importa este día. A unos pasos, sobre la banqueta, junto a la señora que vende ezquites, un loco con la ropa hecha trizas brinda por la pareja. “Pero den para todos!”, les grita desde su mundo.


Sip, esta es la colonia Roma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario