lunes, 18 de febrero de 2013

Mojarse las ideas


Es difícil comenzar algo nuevo si no te desagrada lo que hacías antes. Yo llevaba años, décadas, corriendo unos 10km de forma seguida, no diaria, pero sí frecuente. A veces lo combinaba con un poco de box. Era algo que disfrutaba mucho hasta que mi sistema me dijo que había que cambiar las formas. Que hacer ejercicio es bueno, pero hay que saber qué tipo de ejercicio hacer.  

Así que este año cambié de hábito y comencé a nadar. Me encanta el mar, pero detesto las albercas y el cloro. Eso y flojera de ir a una alberca cuando podía correr por casi cualquier parte de la Ciudad me había hecho huir de la natación. 

Llevo poco más de un mes nadando dos veces por semana y hay un mundo de diferencia con rutina de ejercicios pasada. Mi sistema no se queja, aunque hace mucho más esfuerzo. Cada músculo de mi cuerpo y cada proceso cerebral de mi mente han empezado a agudizarse. Eso de aprender a respirar para nadar algunos minutos de forma continúa es un reto (podía correr una hora sin parar, sin problema alguno. La natación exige más que eso). Si no respires, simplemente te ahogas. Y para avanzar hay que mover partes del cuerpo que antes no sabía que existían. En particular, en los hombros y brazos. 

La parte más divertida de la natación son las anécdotas que me cuenta Jesús, el entrenador. "Si respiran mal y se te mete el cloro, se te mojan las ideas!", grita desde la costa. "Mantén un ritmo que te deje respirar bajo el agua. Ya? Ahora nada toda la alberca por debajo del agua". Cosas de ese tipo. 

Mi parte favorita tiene que ver con las ligas. Cuerdas anchas y elásticas que te atan a la cintura y quedan amarradas en la costa. La idea es nadar con todas las fuerzas con la liga atada al cuerpo para llegar al otro lado de la costa. Una vez que estás ahí te dejas ir y la liga te jala de regreso, a veces con bastante fuerza. En otras ocasiones Jesús hace la resistencia con la liga y te jala de regreso, cual pescado del día. Es una dinámica nueva, esta.

Bandas elásticas, bandas de fuerza, bandas para sentirte como un pez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario