domingo, 13 de octubre de 2013

Las guirnaldas del Corona Capital



Foto: @EduPortas
Así que tu prima te invita al Corona Capital de última hora.
Tu vas con absolutamente ninguna expectativa,
después de todo, las bandas que tocan ahí son la voz de otra generación.
Pero vas igual, porque sabes que tienes una gran prima
y porque llevas las letras de algunas canciones en la cabeza.


Has ido dos veces antes, en 2010 y 2011 y sabes que la mejor estrategia
es plantarte como un pino en un escenario y dejar que todo lo demás
suceda alrededor de ti.
Otros años has caminado y caminado, buscando algo, a alguien, lo que sea
esperando que el esfuerzo valga la pena.
Pero este año tienes más experiencia y convences a tu prima para que
se quedan fijos en un escenario y dejar que las masas floten alrededor.

Foto: @EduPortas
Llegas a eso de las 4 de la tarde. Sólo vienes al sábado, el primer día del festival.
Dos días son demasiados y la verdad no te interesa tanto este rollo.
Frente a ti hay un inmenso antro con el Sol a pleno. Pincha Cris Lake y la gente,
increíblemente, necesita evadirse a esta hora, con este Sol, en medio de miles
de otras almas. El olor a mota es penetrante y llama a las guirnaldas.


Las guirnaldas son jóvenes. Demasiado jóvenes para estar aquí. Desentonan con el
ambiente. Son fáciles de ubicar. Van en grupitos, tienen cutis de porcelana y ningún
recuerdo malo de nada. Qué importa que no conozcan una sola
canción del tipo que arma el punchis punchis, qué nunca hayan besado un hombre,
una mujer o fumado mota. Hoy es el día de las guirnaldas y vienen a disfrutar.


Foto: @EduPortas
Las guirnaldas son como abejas. Donde va una, van todas.
Las letras de las canciones de los White Lies, densas como
jarabe, pasan por su cabeza como música de fondo.
Hoy es su día y vienen a disfrutar.


But if you're getting even
You're getting even
Trying to get even
Better start believing
I can forgive
And we can forget
Even after all this
Love and other nonsense we've made

Foto: @EduPortas
Foto: @EduPortas
Tampoco les gusta estar mucho tiempo en un sólo lugar. Tienden
a ser dispersas. No hay un tema fijo en sus cabezas. White Lies tal
vez fue demasiado denso, así que tratan de esperar un poco
más a que empiece The XX. Pero las guirnaldas no planean muy bien,
así que cuando llegan a verlos, les toca verlos a 100 metros del escenario.
Y claro, eso sólo provoca más dispersión. Pero hoy es su día y vienen a disfrutar.
(No importa que la cantante de The XX se mueva menos que un árbol de Navidad)


Watch things on vcrs
With me and talk about big love
I think we're superstars
You say you think we are the best thing
And you, you just know
You just do


Foto: @EduPortas
Foto: @EduPortas
El Corona es un lugar extraño. Tal vez sea el único mega concierto
de México en donde sea tan fácil ver a una familia como a una persona
rolando un churro (“Hay toques!”). En México, ya sabemos, todo debe ser
en familia. Este festival no es la excepción. Pero su dinámica interna
sí ha cambiado desde su primera edición en el 2010. La edad promedio del público
de esa primera edición rondaba los 30 años. Ahora ha bajado a los 20.


She said I was a first time caller
But a long time listener
I've been waiting a while to talk to you
She said I was a first time caller
But a long time listener
I've been waiting a while to talk to you

Foto: @EduPortas
De esto no tienes la menor duda. Hace cuatro años no había guirnaldas.
Hoy están en todos lados. De acuerdo, Phoenix no son los Pixies: eso justifica
que tengas que ver a la mayoría de las personas hacia abajo y no ojo a ojo?
Las guirnaldas son compactas, rápidas, se mueven erráticamente,
de la misma forma que razonan. No hay tiempo para ser no cool. Hoy es su día, hay que disfrutar!


No, I gotta be someone else
These days it comes, it comes, it comes, it comes, it comes and goes
Lisztomania


O tal vez es todo el humo secundario de tanta mariguana y tabaco que has
inhalado durante el día. No es la cerveza tibia ni los ríos de gente los que te han llevado
a esta condición. Es la sensación del enorme vacío que se abre
entre ti mismo y las guirnaldas. Entre tener cientos, miles de opciones que se abren
al levantarte por lo mañana y lo que es, la materia, lo real y lo que alguna vez fue.
Lo mejor ya paso? Pasará para las  guirnaldas? O llegará cuando te ves en sus ojos?

Foto: @EduPortas



No hay comentarios:

Publicar un comentario