viernes, 22 de noviembre de 2013

El AM



Durante décadas he preferido escuchar el radio en amplitud modulada.

He pasado miles de horas en el tráfico esperando que avance el auto de enfrente, 

de al lado

el que está enfrente enfrente del que está enfrente. Lo he hecho en discusiones,

cuando hablo por teléfono y cuando estoy de buen humor. En todos los casos con AM.

Si lo prefiero es porque odio como se escuchan las voces en FM: metálicas,

síntéticas, filtradas, irreales. Todo es más calido en el AM. La gente, la música, la

producción del radio en sí.

Cálido-Frío.

Sedoso-Metálico.

Artesanal-Maquinal.

Uno hizo al otro. La evolución en bulbos, transistores , diodos.

Uno no existe sin el otro, es impensable. Uno creó al otro, se alimentan, compiten

se odian y se aman como

tú y yo y la interferencia alrededor de nosotros.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario