lunes, 16 de diciembre de 2013

Las tres mejores películas de dragones que no conocías


El mejor de dragón que jamás haya visto en el cine aparece en El Hobbit: La Desolación de Smaug, recientemente estrenada en cines. El personaje, aunque está hecho completamente a computadora, logra ser el protagonista de esa gran novela porque el material le da robustez y contornos bien definidos. Este no es cualquier dragón, es el Tiránico Smaug y, por mucho, es el aspecto más divertido de toda la incursión de Peter Jackson en la obra de Tolkien.

Otras películas menos conocidas también cuentan con una trama central que quiere terminar con un dragón.  Esta pequeña lista está hecha a partir de un único criterio: estos dragones son "reales". Aquí no hay efectos de computadoras, sólo efectos especiales y, salvo el caso de The Hobbit, logran muy bien atrapar la atención de la audiencia. 

Q. The Winged Serpent (1982)

Un filme que, sin bien es difícil de creer (un dragón causa problemas en Nueva York), cuenta con un ritmo entretenido y bien moldeado. Mejor aún, en el reparto vemos a David Carradine, de la serie Kung Fu y después, mucho después, el legendario villano de Kill Bill.



Dragonslayer (1981)

Un clásico del cine de Fantasía que ha sido completamente olvidado. Sin duda, la mejor representación de un dragón medieval y una de las mejor de una "dark fantasy". 



The Lair of the White Worm (1988)

Una de las primeras películas de Hugh Grant y, a mi parecer, tal vez la mejor película de dragones que existe, gracias a un excelente reparto, ritmo con suspendo y aspectos muy poco tocados en otras películas de dragones que entran, aunque sea un poco, al cine de terror. Muy recomendable. La película completa se puede ver abajo:








No hay comentarios:

Publicar un comentario