martes, 3 de junio de 2014

La raza mestiza de José Vasconcelos (síntesis)


Estos apuntes vienen de la lectura del texto de Jacinto Zavala titulado "Las etnias y la cultura mexicana en José Vasconcelos" en Relaciones. Estudios de Historia y Sociedad, Vol. XXIII, Núm. 91, Verano, 2002, pp. 163-192.
El autor señala que si bien Vasconcelos es una figura pluri-dimensional lo es más fuerte en sus postulados filosóficos, en donde destacan varias obras que explican su particular punto de vista sobre nuestro país y los mexicanos que lo conformamos. Esta filosofía es visceral, muchas veces arbitraria y poco fundamentada, pero siempre interesante. Es sin duda una visión muy interesante de nuestro país.
Para Vasconcelos, el objetivo del hombre es la formación de cultura ligada a nuestros valores. En ese trabajo, las sociedades expenden la mayor parte de sus esfuerzos. La creación de cultura viene de la parte creativa del hombre. Pero de forma más interesante, la historia y la cultura se unen: 
"Es decir, se vive para las realizaciones objetivas de los valores. "Por eso el hombre es obrero de la gran tarea cultural del mundo"..."Esa creación de valores, esa realización objetiva de valores, se da en la historia. El campo de acción para esa gran tarea cultural del mundo es la historia".
Para Vasconcelos, en la sociedad mexicana es la clase media la que invariablemente “a través de la historia es la depositaria de la cultura, la creadora de valores”. Dicho eso: de dónde proviene la cultura en México? Ahí Vasconcelos señala que debemos analizar las raíces de nuestra realidad para conocer su verdadera cara, su espíritu nacional, es decir, a los pueblos indígenas y la mixtura que se da con los españoles durante la Conquista. Esa es la única forma para construir, en lugar de destruir y homogeneizar a hispanoamérica.
Según Vasconcelos, la cultura mexicana tiene varios estratos: el indígena, el español, el criollo y el mestizo. De los indígenas dice que no tenían gran cultura ni ánimos, de los españoles señala que tenían una cultura mucho más fuerte, ligada a Roma y reforzada por el cristianismo, y que gracias a ello y a la lengua pudieron conquistar a México. En esa tarea, dice, los misioneros jugaron un papel fundamental. Los criollos no son ni de uno ni de otro grupo, por lo que siempre han sido un conjunto de personas difíciles de apaciguar, de ahí que fueran el principal motor de la Independencia. Finalmente, los mestizos son aquellos destinados a recoger lo mejor de cada una de las sociedades que les antecedieron. De hecho, es condición natural que se dé el mestizaje en climas cálidos y que en el indio, según Vasconcelos, "es un buen puente al mestizaje". 
Sintetiza Jacinto Zavala: La raza mestiza, según Vasconcelos, tiene una sensibilidad aguda para captar el dinamismo de la belleza y “para adivinar y para imponer semejante ley en la vida y en las cosas”. Los mestizos son “gente para quien la belleza es la razón mayor de toda cosa”. Por eso, la raza mestiza es predecesora de la “quinta raza” y vendrá a ser “la raza matriz de la nueva era de civilización”.
Esta nueva era de la civilización se dará cuando el mundo comprenda la importancia del mestizaje. Ahí se pasará del periodo racial, al nacional y finalmente al planetario. El germen de esa raza cósmica se encuentra en AL y en particular en México, pues tal vez como ningún otros país del continente, entiende y ha vivido lo que es mestizaje. El objetivo de este mestizaje es, al final del día, llegar al prototipo final de hombre completo, el hombre universal.
Para llegar a esto, México debe sobrepasar varios problemas: sus contrastes y desigualdades; la lucha constante entre democracias y dictaduras; y finalmente la captación racial de nuestros orígenes indios. El mestizo es aquel que ve hacia el futuro. Para México, eso significa penetrar culturalmente en el mundo universal, planetario, en donde existe la unificación. En ese papel, la lengua juega un papel central pues unifica a los pueblos de América en oposición a EEUU y la cultura nórdica-sajona.
El rumbo de México, sin embargo, debe pasar por tres etapas civilizatorias: el materialista, el intelectualista para finalmente arribar a la sociedad estética, la más evolucionada de todas. En esta última se da la concepción emotiva religiosa y artística de la vida. Los pueblos se rigen ya no por los intereses de la materia, sino por las "leyes superiores de la belleza".
Pero en estos tres estados hay una subley de cinco periodos de progreso, los cuales caen en las dos primeras etapas de civilización: 1. el periodo del soldado (dictaduras y orden militar), 2. el periodo del abogado (orden social por leyes), 3. el periodo del economista (orden enfocado a la distribución de la riqueza y la disminución de desigualdades), 4. el periodo del ingeniero (sociedad enfocada a la técnica y a la máxima eficiencia en la distribución de los recursos) y 5. el periodo del filósofo (en donde la dirección de los asuntos humanos pasa a los educadores y a los filósofos, en donde se adiestra al alma para trascender los fines de la materia). Sólo después de estos cinco pasos se puede llegar a la civilización estética. 
Vasconcelos es sumamente crítico con las culturas indígenas de México. Dice que su falta de unidad, su carencia de una nación con rasgos homogéneos, propició la toma de los españoles de su territorio y de ahí devino el mestizaje y la raza cósmica: la idea de que "las distintas razas del mundo tienden a mezclarse cada vez más, hasta formar un nuevo tipo humano, compuesto con la selección de cada uno de los pueblos existentes". 
Dice el oaxaqueño: "En la Historia no hay retornos, porque toda ella es transformación y novedad. Ninguna raza vuelve; cada una plantea su misión, la cumple y se va". La alternativa que Vasconcelos presenta es el mestizaje, concluye Jacinto Zavala. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario