sábado, 22 de noviembre de 2014

La Teoría de los Contrastes



Después de décadas nos acostumbramos a la fealdad, a lo gris.

¿Cómo esperas entonces pasar desapercibida cuando caminas por la Ciudad?

En el mosaico de puestos, ruido, desmadre, estridencia, eres una tesela que luminece.

Los tábanos, rendidos a tu voluntad.  A tu humor más bien cetrino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario