domingo, 26 de febrero de 2017

Lo Hecho en México está de moda

Una foto tomada en el centro comercial Interlomas, una de las zonas más agringadas del país.

Desde hace algunas semanas, veo con mayor frecuencia grandes sellos con el logotipo y el imagotipo que valida un producto como hecho en México. La enorme mayoría de los mexicanos conoce este símbolo, gracias décadas del esfuerzo combinado de empresarios y gobierno para apoyar a los productores de nuestro país.

El origen de este renovado nacionalismo no es difícil de localizar. Desde que ganó Trump, el nacionalismo mexicano ha revivido desde noviembre pasado, como documenté en este blog. Las empresas, claro, lo han aprovechado.

Hay tres niveles de productos hechos en México, los cuales deben ser tomados en cuenta si se desea apoyar al país de alguna forma. Los empresarios, hábilmente, han tratado de aglutinar los tres niveles en uno mismo, pero las sutilezas no pueden ser ignoradas

Primer nivel: productos hechos en México con capital mexicano e insumos mexicanos
Segundo nivel: productos hechos en México con capital extranjero e insumos mexicanos
Tercer nivel: productos hechos en México con capital extranjero e insumos extranjeros

Lo ideal, claro, es elegir el primer nivel, pero seamos honestos, ¿quién se toma el tiempo para conocer exactamente de dónde proviene cada elemento de un producto? A veces esto es engañosamente falso: una miel 100% mexicana puede haber sido ayudada en su producción con plaguicidas o medicinas extranjeras que el apicultor pudo haber colocado en su panal. Sin esa medicina, la miel no podría haber sido producida.

De ahí en gigantesco peso que el dólar tiene en México. No existe una industria nacional que no depende directa o indirectamente de algún insumo extranjero. Una sola. Aún los productos agrícolas dependen de máquinas extranjeras, gasolina importada o abonos que muchas veces no son locales. A medida que sube el nivel de complejidad del producto, es más probable que la cascada de productos relacionados con él sean de otro país.





No hay comentarios:

Publicar un comentario